Crónicas,  Noticia,  Segunda Edad

Vorágine Digital en el Salón del Cómic de Barcelona

Salón del Cómic
Atención: esto es una noticia sobre una experiencia vivida por Héctor Rubio, que se la contó a César Mir, y que él, como buen trovador y juglar ha reinterpretado y llenado de gracia, lírica y épica.

Los cielos no querían que ocurriera. Con su rostro plúmbeo, ceñudo, lanzaba iracundas amenazas a los que bajo él, se dirigían con las cabezas alzadas, pendientes de que se decidiera de una vez, al salón del cómic.

La envidia le hizo llorar. Frías lágrimas cayeron a plomo sobre el escenario al que nuestro más intrépido y dicharachero reportero, Héctor, se desplazó. El Salón del Cómic de Barcelona. Nada podía atemperar los ardientes corazones de los asistentes. Ni siquiera el mal tiempo.

Fue un fin de semana de emociones. Los nervios de estar en el stand de NEUH, dando la cara por su retoño, Paranimals, Casa del Miedo, casi le vencen. Casi. No hay cielo encabritado ni nervios estomacales atenazados que domeñen al indómito periodista.

En medio de la vorágine de cómics, libros, merchandising y ávidos aventureros en busca de nuevos y excitantes tesoros, nos encontramos con el inconmensurable Cano, autor de Ibosim, una roca de tranquilidad en mitad de la locura. También nos encontramos a Caryanna Reuven, Bamidala o Lord Danix, a quienes solo conocíamos en su versión en línea y que solo podemos decir que su contrapartida offline es maravillosa. Por su puesto, también hicimos algunos nuevos amigos: Randt, Rata, Chris o Sheap, entre otros.

Nos retiramos de Barcelona con un juramento: nuestra próxima incursión contará con un ejercito más grande y mejor pertrechado. Es una promesa.

Deja una respuesta