• La Lliga de la Justícia Balear

    Si hay un aspecto destacado en nuestro carácter como país, es la infinita capacidad que tenemos para reírnos de nosotros mismos. Ya sea por nuestro carácter meditérraneo -o a pesar él-, más despreocupado y dicharachero que nuestros vecinos del frío norte, o por algún tipo de rancio complejo de inferioridad nacional1 -ese que nos hace fustigarnos con tanta frecuencia-, siempre…