Crónicas,  Editorial,  Tercera Edad

Resumen de 2022

Este ha sido un año interesante. Empezamos fuerte con los propósitos para 2022. ¿Los cumplimos? No todos. Se participó en un concurso a través de Instagram y uno de los miembros del club, F, resultó finalista y verá publicado en breve el relatito en una app pulp (¡Felicidades de nuevo, F!). También se convocó un único reto Creator, el Mallorca Horror 2022 (nombre provisional), con el objetivo de practicar tan difícil género. Aunque los relatos no han trascendido, la verdad es que estamos contentos con el resultado.

Así que por la parte de escritura vemos que no hemos cumplido los objetivos que nos marcamos. Es lo que tiene la vida 🙂

Por otro lado, el club de lectura ha realizado tres convocatorias:

Por azares del destino, la reunión del club de lectura para el comentario de Ivanhoe se ha pospuesto para 2023. Por lo que nos hemos quedado en la mitad de los objetivos del club para este año.

Aún así las reuniones que han tenido lugar (sumando un total de cuatro) han sido enriquecedoras y divertidas, con lo que cumplen su misión a la perfección.

Ya en el terreno personal, este año ha sido algo desequilibrado si lo miro en retrospectiva: la primera mitad del año ha tenido una actividad lectora bastante intensa, mientras que a partir de octubre frené el ritmo y me empecé a preparar para el Nanowrimo. Aún y así he podido contabilizar y reseñar más de 12 obras a lo largo de estos doce meses. También me aventuré en las reseñas de series pero la obra elegida, Los Anillos del Poder, ha sido un fracaso para el objetivo elegido: destripar la narrativa de un programa televisivo.

Pero por fortuna, el año remontó en su final, noviembre fue un intenso mes dedicado a la escritura y lo culminé con más de 60.000 palabras que conformaban una historia inconclusa. Pero para salir al paso, asumimos el reto Milciembre. Con este segundo mes, trabajando con menor intensidad pero sin dejar pasar ni un solo día, lo que ha resultado en una historia con unas 100.000 palabras. ¿Estoy contento? Por supuesto, he afrontado la creación de una obra. ¿De calidad cuestionable? Efectivamente, ahora vendrá un brutal trabajo de depuración y corrección que se prolongará durante bastante tiempo. Pero me alegra mucho concluir el borrador de un relato tan largo que llevaba mucho tiempo enquistado. He adquirido unas rutinas de trabajo que eran impensables hace dos meses.

Es cierto que dedicarme a la escritura de una novela, ha dejado el blog desnudo, con apenas un par de artículos, rompiendo el buen ritmo que llevábamos desde principio de año. Se han publicado más de 35 artículos tocando varias temáticas o incluso pequeños relatos.

¿Podría haber ido mejor? Por supuesto, pero veamos el lado positivo. Hemos resucitado el proyecto Vorágine, con otro enfoque, más pequeño, más personal, más onanista, y hemos conseguido mantener el ritmo durante el año entero dedicando, al menos por mi parte, más tiempo a esta pasión nuestra que es la literatura. Ojalá todos los años sean al menos como este.

Feliz año 2023 a todo el mundo.

Deja una respuesta