Tribunal

Tribunal es un sencillo juego de rol interpretativo presentado en la convocatoria de 2018 de la web #jdr200palabras cuyo objetivo era usar 200 Palabras (o menos) para diseñar un juego de rol.

Puedes descargar la versión en PDF pulsando…

Siglo XIII. La santa Inquisición está en plena cruzada contra la herejía. Cada día se llevan a cabo gran cantidad de juicios y los registros contienen multitud de historias. Esta es una de ellas…

  • Juez: dictar un veredicto correcto.
  • Acusado de herejía: conseguir un veredicto de inocencia.
  • Testigos: conseguir un veredicto de culpabilidad.

Una baraja española o similar.

  1. Asignar los roles.
  2. Los testigos cogen una carta a su elección. Según su valor el testimonio será:
    1. Verdadero si es par.
    2. Falso si es impar.
  3. Uno tras otro, los testigos presentan sus testimonios con la intervención del resto de jugadores mediante preguntas, objeciones y contra testimonios.
  4. El juez emite un veredicto de inocencia o culpabilidad.
  5. Los testigos muestran sus cartas y se cuentan los valores pares e impares. Resultado:
    1. Mayoría par, el acusado era culpable.
    2. Mayoría impar, el acusado era inocente.
    3. Empate, nunca se sabrá la verdad…
  • Más jueces: deben ponerse de acuerdo con el veredicto.
  • Más acusados: el juez emite veredicto para cada acusado. Los testigos cogen dos cartas.
  • Más crímenes: el juez emite un veredicto por cada acusación. Los testigos participal en una sola acusación.

Ampliando Tribunal

Un juego de rol es todo ese juego en el que los participantes desempeñan un determinado rol, papel o personalidad. En Tribunal los participantes asumen el rol de una persona del medievo que debe juzgar, acusar o defenderse en un juicio de la Inquisición.

A diferencia de en otros juegos de rol no existe la figura del director de juego o dungeon master.

Ilustración 1. Jugando a rol.
Ilustración 1. Jugando a rol.

 

En Tribunal los jugadores interpretan un juicio inquisitorial en pleno siglo XIII.

La Santa Inquisición desarrolla su actividad con gran intensidad y los juicios se suceden rápidamente y en grandes cantidades. La herejía crece por doquier y estos santos luchadores de Dios son los que se interponen entre nosotros y el Apocalípsis.

Pero también existían gentes de dudosa moralidad que aprovechaban el extremo celo de los inquisidores para acusar en falso a sus enemigos, familiares odiados, o entrometidos vecinos.

Ilustración 2. La Inquisición de Goya.
Ilustración 2. La Inquisición de Goya.

En Tribunal existen tres roles:

  • El juez o los jueces: representan la ley y su veredicto es lo que salvará o condenará las almas de los acusados. Así como sus vidas. Su objetivo es llegar a dictar el veredicto correcto. El buen pastor no sacrifica despreocupadamente a sus mejores ovejas.
  • El acusado de herejía: el alma que se debe salvar o purgar. El cuerpo que debe arder o regresar a su hogar. Debe defenderse de las acusaciones de los testigos.

Los testigos: describirán los crímenes y herejías del acusado. Su testimonio es vital para que el tribunal inquisitorial llegue a un veredicto de culpabilidad. Deben hacer y decir lo que sea necesario.

El único material que necesitas es una baraja española. Pero sirve cualquier objeto que permita definir y guardar la veracidad o falsedad de las acusaciones de los testigos como dados, monedas o trozos de papel doblado. En cualquier caso, deben estar fuera de la vista del juez.

Existen tres fases diferenciadas en una partida de Tribunal:

  • Antes del juicio.
  • El juicio.
  • Después del juicio.
  1. Asignar los roles.

Se decide qué jugadores interpretarán el papel de juez y de acusado. Los demás jugadores serán testigos.

Los testigos crean sus personajes y preparan un crimen o herejía del que acusar al acusado. No es necesario usar una ficha de personaje ya que el juicio se desarrolla de forma completamente interpretativa. Sin embargo, es recomendable tomar nota de todas aquellas ideas que puedan ayudar a interpretar a los personajes.

El juez crea su personaje definiéndolo ligeramente. El suyo es un trabajo de interpretación improvisada. Debe recordar que los testigos y el acusado pueden (y deben) mentir.

Sin embargo, el acusado debe detallar su biografía tanto como sea posible. Cualquier detalle puede salvarle de un veredicto injusto. Debe, además, prestar atención a los testigos y defenderse, ¡la vida le va en ello!

  1. Los testigos cogen una carta de la baraja a su elección. Este paso determinará si el testimonio presentado es verdadero o falso. Un posible sistema de valoración podría ser, siguiendo con la baraja española, este:

A. Verdadero si es par.

B. Falso si es impar.

Es muy importante mantener oculto esta información, así el juez podrá emitir un veredicto en relación a los testimonios presentados y a la interpretación que hagan el resto de jugadores.

3. Uno tras otro, los testigos presentan sus testimonios con la intervención del resto de jugadores (juez y acusado incluidos) mediante preguntas y objeciones. La misión del juez es llegar a la verdad y así emitir un veredicto justo, por tanto, es importante que haga preguntas a los testigos. El acusado, por su otro lado, debe defenderse de las acusaciones por lo que es recomendable que sea capaz de generar dudas en el juez.

Presentar pruebas

En un grupo de juego que prepare con esmero una partida se pueden crear pruebas para reforzar las acusaciones o la defensa. Una vieja carta que narra la participación del acusado en un turbio ritual, una falsa bula papal,… las posibilidades son infinitas.

4. El juez emite un veredicto de inocencia o culpabilidad. En base a los testimonios de todas las partes debe tomar una decisión: vida o muerte. No es necesario que justifique su decisión, pero siempre es divertido descubrir qué mentiras ha creído o que verdades ha obviado.

  1. Los testigos muestran sus cartas y se cuentan los valores pares e impares. Si hay una mayoría par, el acusado era culpable. Si existe una mayoría impar, era inocente. En caso de empate, la verdad estará lejos de conocerse.

En este paso es cuando se hace un balance. El cómputo de acusaciones verdaderas y falsas no puede cambiar el veredicto del juez ya que no es algo que el personaje vaya a conocer nunca. Es más bien una manera de ponderar cómo se ha desarrollado la partida. No existe partida mala mientras haya sido divertida. No importa la inocencia o culpabilidad del acusado solo que los participantes lo hayan pasado bien interpretando su papel.

Ilustración 3. Unos dados.
Ilustración 3. Unos dados.

Existen multitud de formas de jugar a Tribunal muchas de ellas se basan en cambios en el reparto de papeles y de jugadores disponibles. Se puede:

  • Añadir más jueces: no es solo uno el juez que debe atender las acusaciones y emitir un veredicto, son dos, tres o es todo un tribunal el que debe ponerse de acuerdo en el momento de dictar sentencia.
  • Añadir acusados: un terrible crimen ha sacudido una tranquila aldea. Los guardias han detenido a varias personas acusadas de cometerlo. Es posible que entre los acusados haya algún inocente. El juez emitirá un veredicto para cada acusado. Los testigos cogerán dos cartas, una para determinar la veracidad de los testimonios que hacen referencia a cada acusado, ya que puede aprovechar para quitarse de encima a un vecino pesado, a un familiar indeseable…
  • Añadir crímenes: se acusa a un granjero de matar a cinco personas. Pero… ¿es culpable de todos o alguien ha aprovechado para imitarle y colgarle el muerto? De cada crimen el juez emitirá un veredicto. Cada testigo participa de una sola acusación.
  • Añadir otros actores: se nos ocurre, a bote pronto, invitar a un abogado defensor especializado en robos o a un fiscal especialmente intolerante con la herejía. Estos personajes serán interpretados por jugadores y participarán interrogando a los testigos y al acusado. Además podrán presentar una apasionada alegación a favor o en contra del acusado. ¿Quién se puede resistir a este reto interpretativo?

Hacer cualquier cosa. Siempre en pos de la diversión, estas reglas se pueden romper, retorcer o ignorar tanto como sea necesario.

Apéndice

Glosario

En este apartado vamos a dedicar unos párrafos a describir el contexto de Tribunal mediante algunas palabras concretas. Recuerda que puedes jugar a Tribunal en cualquier contexto (tanto futuro como pasado) y en cualquier situación que se pueda ajustar a tu relato.

Existen multitud de libros de consulta y sitios web en los que encontrarás detallada información sobre estos términos por lo que te recomendamos que acudas a ellos para profundizar y aprender más. Nosotros, por nuestra parte, usaremos breves extractos de artículos de la Wikipedia a la que enlazamos.

En la historia de la ciencia, la alquimia es una antigua práctica protocientífica y una disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte. La alquimia fue practicada en Mesopotamia, el Antiguo Egipto, Persia, la India y China, en la Antigua Grecia y el Imperio romano, en el Imperio islámico y después en Europa hasta el siglo XVIII, en una compleja red de escuelas y sistemas filosóficos que abarca al menos 2500 años.

La alquimia occidental ha estado siempre estrechamente relacionada con el hermetismo, un sistema filosófico y espiritual que tiene sus raíces en Hermes Trimegisto, una deidad sincrética grecoegipcia y legendario alquimista. Estas dos disciplinas influyeron en el nacimiento del rosacrucismo, un importante movimiento esotérico del siglo XVII. En el transcurso de los comienzos de la época moderna, la alquimia dominante evolucionó en la actual química.

Actualmente es de interés para los historiadores de la ciencia y la filosofía, así como por sus aspectos místicos, esotéricos y artísticos. La alquimia fue una de las principales precursoras de las ciencias modernas, y muchas de las sustancias, herramientas y procesos de la antigua alquimia han servido como pilares fundamentales de las modernas industrias químicas y metalúrgicas.

Aunque la alquimia adopta muchas formas, en la cultura popular es citada con mayor frecuencia en historias, películas, espectáculos y juegos como el proceso usado para transformar plomo (u otros elementos) en oro. Otra forma que adopta la alquimia es la de la búsqueda de la piedra filosofal, con la que se era capaz de lograr la habilidad para transmutar oro o la vida eterna.

En el plano espiritual de la alquimia, los alquimistas debían transmutar su propia alma antes de transmutar los metales. Esto quiere decir que debían purificarse, prepararse mediante la oración y el ayuno.

Seguir leyendo…

Brujería es el grupo de creencias, conocimientos prácticos y actividades atribuidos a ciertas personas llamadas brujas (existe también la forma masculina, brujos, aunque es menos frecuente) que están supuestamente dotadas de ciertas habilidades mágicas

La creencia en la brujería es común en numerosas culturas desde la más remota antigüedad, y las interpretaciones del fenómeno varían significativamente de una cultura a otra. En el Occidente cristiano, la brujería se ha relacionado frecuentemente con la creencia en el Diablo, especialmente durante la Edad Moderna, en que se desató en Europa una obsesión por la brujería que desembocó en numerosos procesos y ejecuciones de brujas (lo que se denomina «caza de brujas»). Algunas teorías​ relacionan la brujería europea con antiguas religiones paganas de la fertilidad, aunque ninguna de ellas ha podido ser demostrada. Las brujas tienen una gran importancia en el folclore de muchas culturas, y forman parte de la cultura popular.

Si bien este es el concepto más frecuente del término «bruja», desde el siglo XX el término ha sido reivindicado por sectas ocultistas y religiones neopaganas, como la Wicca, para designar a todas aquellas personas que practican cierto tipo de magia, sea esta maléfica (magia negra) o benéfica (magia blanca), o bien a los adeptos de una determinada religión. Es considerada la brujería, una forma de espiritismo.

Seguir leyendo…

Herejía es una creencia o teoría controvertida o novedosa, especialmente religiosa, que entra en conflicto con el dogma establecido. Se diferencia de la apostasía, que es la renuncia formal o abandono de una religión, y la blasfemia, que es la injuria o irreverencia hacia la religión.

Si la opinión divergente no es tolerada por las autoridades religiosas o por la corriente de opinión mayoritaria, puede llegar a producirse una situación de conflicto y ruptura. La herejía es vista entonces como una desviación sobre el contenido de la fe, y puede llegarse a un cisma o división en el seno de la comunidad religiosa, o a una condena de carácter disciplinario por la insumisión a la autoridad eclesiástica considerada legítima.

La herejía nace de una divergencia entre escuelas sobre el significado de la verdad (formulada por el dogma). Se desarrolla a la vez en el plano intelectual, por la oposición irreducible de las tesis y en el plano comunitario, por la imposibilidad práctica de vivir en hermandad con los pertenecientes a la otra escuela.

Un uso más extenso del término se emplea para designar, en determinadas sociedades, a los magos o chamanes.

Seguir leyendo…

El término Inquisición o Santa Inquisición hace alusión a varias instituciones dedicadas a la supresión de la herejía mayoritariamente en el seno de la Iglesia católica.

La Inquisición medieval se fundó en 1184 en la zona de Languedoc (en el sur de Francia) para combatir la herejía de los cátaros o albigenses. En 1249 se implantó también en el reino de Aragón, siendo la primera Inquisición estatal; y en la Edad Moderna, con la unión de Aragón con Castilla, se extendió a ésta con el nombre de Inquisición española (1478-1821) bajo auspicio de la monarquía hispánica, cuyo ámbito de acción se extendió después a los territorios conquistados en lo que se denominaría América, la Inquisición portuguesa (1536-1821) y la Inquisición romana (1542-1965). Sus víctimas eran seres humanos, e incluso animales, acusados de brujería, los homosexuales -en 1600 emitió una orden de no incoar más procesos ‘por sodomía’-, los blasfemos, los que practicaron bestialismo, los herejes (cristianos que niegan algunos de los dogmas instituidos por la Iglesia romana) y los acusados de judaizar en secreto.

Seguir leyendo…

La ordalía o Juicio de Dios era una institución jurídica vigente hasta finales de la Edad Media en Europa. Según Francisco Tomás y Valiente las ordalías consistían en “invocar y en interpretar el juicio de la divinidad a través de mecanismos ritualizados y sensibles, de cuyo resultado se infería la inocencia o la culpabilidad del acusado”. No cabe duda del carácter mágico e irracional de estos medios probatorios, de ahí que las ordalías fueran siendo sustituidas por la tortura a partir de la recepción del derecho romano en el siglo XII.

Mediante la ordalía se dictaminaba, atendiendo a supuestos mandatos divinos, la inocencia o culpabilidad de una persona o cosa (libros, obras de arte, etc.) acusada de pecar o de quebrantar las normas jurídicas. Consistía en pruebas que en su mayoría estaban relacionadas con torturas causadas por el fuego o el agua, donde se obligaba al acusado a sujetar hierros candentes, introducir las manos en una hoguera o permanecer largo tiempo bajo el agua. Si alguien sobrevivía o no resultaba demasiado dañado, se entendía que Dios lo consideraba inocente y no debía recibir castigo alguno. De estos juicios se deriva la expresión poner la mano en el fuego, para manifestar el respaldo incondicional a algo o a alguien, o la expresión “prueba de fuego”.

Seguir leyendo…