Editorial

La Cuarta Edad de la Vorágine empieza…

¡Larga vida a la Vorágine!

‘Año nuevo, vida nueva’ es una de las frases hechas más recurrentes con el cambio de año. En esta ocasión, el propósito de año nuevo de la Vorágine es seguir creando. Solo eso.

He decidido empezar 2023 con un cambio de look a la web. Ahora como podéis comprobar es más sobrio y centrado en el contenido. Sin filigranas. Texto, alguna imagen que aporte a este y poco más.

Lo siguiente a destacar, posiblemente, sea la creación de las Crónicas de la Vorágine. Estas crónicas consisten en la separación temporal de los archivos de la Vorágine teniendo en cuenta su contexto temporal. Con esto, no solo mantengo todo el trabajo realizado durante el año pasado (no sabéis lo fácil que resulta hacer borrón y cuenta nueva), si no que también recupero el que se hizo en anteriores edades.

Hasta el momento existen cuatro edades de la Vorágine que son…

La primera edad o el nacimiento de la Vorágine

Esta era es la más breve pero que vivimos de forma muy intensa Héctor y yo. Fueron unos meses en los que nos lanzamos a la publicación de un fanzine en papel. De esta publicación que llegó a unas pocas tiendas de Palma de Mallorca, el ya muy lejano agosto de 2006. Constó de un único y legendario número del que tengo en mi poder un único y delicado tomo.

Esta primera edad será recuperada a lo largo del año en la web para vuestro deleite y nuestra vergüenza.

Todo lo que leéis en la web viene de ese momento: el nombre de la web, la idea de hacer algo y nuestra larga amistad y colaboración aunque ya nos conocíamos de antes.

La segunda edad o la consolidación de un mito

Antiguo logotipo de la Vorágine

Esta es la etapa más longeva hasta el momento. Se inicia en mayo de 2016 y concluye en diciembre de 2018. Fue una etapa en la que Héctor se movía mucho por el ambiente underground de la cultura mallorquina e incluso peninsular. Por mi parte, reseñaba todo lo que me llegaba de autores noveles y amateur.

Fue durante estos años cuando se publicaron los primeros números de ‘Maricón Nocturno’ y ‘Dor Dnengir’. Esta fue una aventura increíble precedida por la de ‘Paranimals’ en la que aprendimos muchísimas cosas sobre la edición y publicación.

En esta era, la Vorágine fue un sitio abierto a todos los autores independientes, llegando a dar alojamiento a Cano, dibujante de Ibosim.

Sin embargo, todo llega a su fin y tuvo que pasar un tiempo para que se iniciara…

La tercera edad o un año movido

Logo de Vorágine - Lectura de baño

Después de prácticamente tres años en blanco, la Vorágine se reactivaría el 24 de diciembre de 2021 con motivo de la creación del Club Creator, en el que un pequeño grupo de amigos nos juntábamos para proponer retos de escritura y lectura. Empezó siendo una sencilla bitácora en la que dejar constancia de las reuniones y actividades que realizábamos. Esto, si no recuerdo mal empezó durante la pandemia, mediante reuniones a través de Discord. Como si de un meteorito que arrasara un planeta, de esa época apenas existen registros, más allá de los relatos que se escribieron con motivo de los retos.

Esta tercera edad ha sido más importante a nivel personal que a nivel de la web, en la que simplemente he ido reseñando las lecturas del año o registrando los actos del Club Creator, pues ha terminado con la finalización del primer borrador de una novela escrita en bruto en los dos últimos meses del año. Por supuesto, está lejísimos de ser legible, pero este año nuevo se seguirá trabajando en ella.

La cuarta edad o un futuro por conquistar

Logo Vorágine

Y llegamos por fin al presente. El 1 de enero de 2023 se inicia la Cuarta Edad de la Vorágine.

Para empezar he cambiado la iconografía de la Vorágine. La autoría de la misma la podréis encontrar en la página de créditos.

¿Qué nos deparará? ¿Lograremos sobrevivir a este 2023? ¿Crearemos algo digno de ser publicado?

No lo sé. El futuro es un campo de juego a nuestra entera disposición, cualquiera que sea el resultado será fruto de nuestro esfuerzo y trabajo, por lo que… ¡todo depende de uno mismo!

Aún queda mucho por hacer. En la web hay que repasar los artículos más antiguos y arreglar o eliminar enlaces, normalizar la estética (ya digo, más sencilla y limpia), y, en definitiva, dejar constancia de nuestro pasado para un día volver la vista atrás y descubrir cuánto hemos crecido. A nivel personal, hay mucho trabajo de corrección y revisión. Además, tras dos meses de intensa escritura, uno se engorila y empieza a fantasear con nuevas creaciones. A saber…

En cualquier caso, lo veremos en 12 meses.

Deja una respuesta