Al inicio de ‘Guía del autoestopista galáctico’, Arthur Dent, un tipo cabal y decepcionado, se tumba frente a un bulldozer porque un descendiente directo de Gengis Khan quiere derribar su casa para crear una vía de circunvalación. En la novela, escapa y empieza una aventura delirante por el espacio. Cuando pienso en ‘Sovereing’, el primer EP de Deadwood tree, fantaseo con que Arthur Dent ha sido destrozado por la apisonadora y con que Douglas Adams no ha escrito su historia: nos hubiéramos quedado sin esperanza.

El disco de estos mallorquines cuenta con cuatro temas y un bonus track exclusivo de la edición digital. Empieza con Afterglow, un tema pesado que establece en pocos segundos la identidad de todo el concepto: melodías oscuras, atmósferas agobiantes, sonidos pesados y enrevesados y una voz gutural surgida del infierno, solo a la altura de sus letras. Sludge metal muy gordo.

/As the white light caress their faces
Man can’t see the star blaze extinction/

/Mientras la blanca luz acaricia sus rostros
El hombre no puede ver la extinción de las estrellas/

El segundo corte, Abnoba, es el más largo del disco. Al principio, se sumerge en un ambiente inquietante y seductor hasta que en el minuto uno explota con un doom total. Estalla la voz, el doble bombo… todo el grupo. La canción muta en el minuto dos, respira unos instantes, pero enseguida vuelve el desasosiego y la violencia. La desesperación prevalece hasta pasada la mitad de la canción pero es un engaño. Poco a poco, se recupera la potencia hasta que los guturales y los pesados riffs lo envuelven todo. Incluso la melodía inicial vuelve aquí corrompida para terminar el tema.

Canaan es otro tema muy pesado. La batería pide agobio desde el inicio y a partir del minuto 00.30, cuando llega lo duro, va creciendo durante hasta que acaba tajante y te da permiso para respirar.

Larvae es un tema muy sludge con pasajes postmetal. Tiene unos riffs muy mastodoneros a partir del minuto dos y cuenta con un falso final después del cual el tema revive con, tal vez, las estructuras más complejas del álbum. Desde ahí llega un final apoteósico. Además, cuenta con unas de las letras más evocadoras y desesperanzadoras del disco:

/Infected larvae/
/Laid waste cognition/
/Larvae grows inside/
/Created as your God/

/Larvas infectadas/
/Desecho de la cognición/
/Crecen dentro de ti/
/creadas como tu Dios/

En las primeras páginas de ‘Guía del autoestopista galáctico’, la Tierra explota -aunque Arthur Dent se salva- porque unos extraterrestres tienen que construir una autopista espacial que justo pasa por en medio del planeta. En el libro, los delfines venían avisando a los humanos desde hacía tiempo de lo que se avecinaba pero al no ser entendidos acabaron despidiéndose con la mítica frase  de “hasta luego, y gracias por el pescado”. Esto es lo que me transmite ‘Sovereing’ pero con Arthur Dent… también muerto.

Dead Wood Tree son Juan Mayol (bajo), Isidro Morón (batería), Gonzalo Aeneas (guitarra), Javier Olivencia (guitarra) y Curro Maestre (voz).

Puedes encontrarlos en un montón de sitios:
Bandcamp
Youtube
Facebook