Marta de Andrés, conocida como Marta Nael, nació en Barcelona en 1988 y hace impresionismo digital. Ha ganado varios premios (Expomanga 2011 al mejor ilustrador español, entre ellos) y ha publicado cuatro libros de ilustraciones: ‘Impressions: The Digital Art of Marta Nael’, ‘Lux, a clash of light and color’, ‘Sketchbook 01’ y ‘Sketchbook 02’. Además, es la autora de la portada de ‘Paranimals – Casa del Miedo’, la primera novela de Héctor Rubio, que será publicada a finales de año con la colaboración de voragine.digital. Con esto como excusa, le hemos hecho una entrevista.

Vamos a empezar por los orígenes. Ahí va eso: ¿Decidiste que querías ser ilustradora o la ilustración te eligió a ti?

Creo que fue más lo segundo. Siempre he dibujado, que yo recuerde, así que es algo bastante intrínseco en mí. No tenía mucha elección (risas). A los cinco años, un profesor les recomendó a mis padres que me apuntasen a una academia de dibujo y ahí aprendí a usar técnicas como el óleo o carboncillo. Desde entonces ya tenía claro a qué quería dedicarme de mayor y, por ese motivo, estudié Bellas Artes.

¿Y, cuáles son tus principales influencias?

Siempre me ha fascinado el trabajo de Sorolla y su juego de luz y color, aunque mi obra también bebe mucho del romanticismo de Turner. Por otro lado, sigo a un montón de artistas en redes sociales y de arte. Se me hace muy difícil elegir a unos pocos artistas, pero por su uso de la luz y color destacaría a Nathan Fawkes, Yanjun Cheng, Yizheng Ke, Zeen Chin o Wangjie Li. También cabe destacar que los libros, películas y videojuegos de fantasía y ciencia ficción son para mí una gran fuente de inspiración.

Por otro lado, como artista, creo que la misma realidad nos inspira mucho también, en cualquier momento. Viajar también es imprescindible, la naturaleza, conocer gente nueva… Cuando regreso, me siento llena de energía y motivación.

Portada de ‘Paranimals – Casa del Miedo’

Durante tu carrera, has desarrollado especialmente una técnica llamada impresionismo digital, basada en crear figuras mediante manchas abstractas y salpicaduras de pintura digital ¿cómo llegas a ella?

Empecé a probar este estilo pictórico cuando estudiaba Bellas Artes, hará unos siete años, gracias a un profesor que tuve durante la carrera. Tras descubrir mi amor por la luz y un proceso creativo a partir de la mancha en vez de la línea, mi trabajo se inundó de colores más saturados. El último año de carrera decidí probar el dibujo digital. Creo que, gracias a ello, pude evolucionar en cierta manera ese estilo que había probado en tradicional, ya que podía usar cualquier color y además ganaba cierta sensación de libertad. Creo que vi el dibujo digital como una técnica más, por eso usaba el mismo proceso.

Aunque la textura del material usado se pierde en el formato digital, tus ilustraciones se tienen que mirar más de dos veces para ver que no son pinturas tradicionales.

A su vez, el uso del dibujo digital también me ayudó en el proceso de exploración de esta técnica impresionista, ya que al volver al tradicional intenté aplicar todo lo que había experimentado con el digital. Así pues, creo que hay una simbiosis de ambas técnicas en mi obra.

Relacionado también con tu forma de trabajar, ¿afrontas de manera distinta los proyectos personales y los encargos?

Cuando tengo un encargo intento sacar mucha información al cliente antes de empezar a bocetar. Así es más sencillo acertar con lo que quiere y evitar que luego no esté contento con el resultado final. Una vez ha aprobado el boceto inicial ya puedo empezar a pintar, y busco sentirme con cierta libertad a pesar de ser una idea de otra persona. Siempre intento que en el concepto haya algo de mí, para poder sentir la obra final como mía y que eso se note en el resultado final, ya que siempre se trabaja de forma más cómoda cuando se tiene más libertad. En los trabajos personales intento no centrarme completamente en una idea inicial, ya que no dependo de la opinión de otra persona, aunque se pueda tener la presión del público general. Aun así, creo que es algo más terapéutico, que te ayuda más a ti a sacar algo que llevas dentro, a pesar de depender en parte del público.

¿Consideras tu trabajo arte o artesanía? ¿Dónde está la diferencia?

Pues sinceramente no tengo muy clara la diferencia. Supongo que la barrera es difusa y que viene de una idea preconcebida, presente en el imaginario colectivo, donde se considera arte aquello que sea pintura y escultura, y artesanía a todo lo demás, como por ejemplo tallar madera con un fin más práctico o para crear algo que será reproducido. Así que no tengo muy claro si hay diferencia, ya que incluso en la pintura se hacen prints o se imprime la ilustración en distintos formatos.

Por otra parte, ¿qué se necesita más, talento o dedicación?

Dedicación, por supuesto. Siempre he sido de la idea de que la gente no tiene un don para dibujar, sino que es algo que se adquiere con el trabajo duro y la dedicación. En parte, creo que dibujar es aprender a observar bien la realidad, conseguir quedarse con eso que has visto. Y por otro lado, también es aplicar cierto trabajo matemático de copia de la realidad combinándolo con algo de estilismo, ya sea cambiando las proporciones o los colores a tu gusto, disfrutando de cierta espontaneidad.

Black Widow

¿Qué crees que dicen tus obras sobre ti? (de manera consciente o inconsciente)

Pues no lo sé, ¿qué dicen? (risas) Son como mis hijos, me es muy difícil separarme de ellos. Hay una temática bastante recurrente y es la de la mujer fuerte e independiente. Supongo que se podría analizar de alguna forma, como algo por lo que siempre he luchado.

Tras tus cuatro obras publicadas, ¿cuál es el siguiente paso? ¿Veremos material nuevo en breve? ¿Algún proyecto que puedas avanzar?

Por ahora sigo con los encargos privados. Pero hay un proyecto personal de ciencia ficción que empecé cuando era una adolescente, que combina texto con ilustración, que tengo aparcado. Tal vez algún día me siente e intente terminarlo. Sería como cerrar un ciclo que aún sigue abierto desde hace mucho tiempo.

También de cara al futuro, ¿qué te gustaría explorar a nivel de técnica o de conceptos? ¿Qué te queda por hacer?

Me gustaría aprender 3D, para poder combinarlo con el 2D, ya que a veces me siento limitada para recrear la luz de mis escenas y aportarle el realismo suficiente. Por otro lado, me gustaría pintar algunas escenas completas con bastantes personajes, ya que a veces siento que hago solo personajes sin una implicación importante con la escena general.

Alguna pregunta que siempre hayas querido responder y nunca te hayan hecho.

– ¿Qué le dirías a alguien aunque no sea del mundo del arte?
– Que luche por sus sueños, que no tenga miedo a la opinión de los demás, y que se aleje de la gente tóxica, porque al final lo que importa es que uno consiga hacer lo que le gusta y que sea feliz.

Para terminar,  ¿nos puedes recomendar un libro, un ilustrador (digital o tradicional), una película, una serie, y un disco (o canción)? ¡Ah!, y, alguno de tus platos preferidos.

Un libro: ‘Nunca me abandones’ de Kazuo Ishiguro.

Un ilustrador: No puedo elegir a uno solo. Alguno de los que he mencionado arriba.

Película: ‘El señor de los anillos’. Mención especial a las películas de Christopher Nolan.

Serie: ‘Juego de Tronos’ y de muy cerca le sigue ‘Leftovers’.

Disco: Alguno de los primeros de Sonata Arctica, por los recuerdos que me traen. Los de Linkin Park, por lo mismo.

Comida: Me gusta casi todo (risas). Pero tal vez la pizza.

Muchas gracias por tu tiempo.

Gracias a ti.

 

 

2 COMENTARIOS