Marta Masana salta al estrellato digital con Mocca Café, un blog personal con formato cómic que desde lo cotidiano habla de temas universales, tales como el amor, las inseguridades o el miedo a ser humano. Colabora con El Jueves desde hace dos años y tiene el calendario lleno de proyectos.

Empezamos la entrevista por lo local: ¿dónde trabajas, cómo es tu estudio?

Hace poco he cambiado el trabajar desde casa a hacerlo en un estudio en el centro de Palma. Como acabo de mudarme todavía está super-vacío; parece más una sala de meditación que un lugar para trabajar ahora mismo, aunque seguro que irá cogiendo mi personalidad y se transformará en un estercolero.

Estoy contenta con él, la verdad es que hay mucha diferencia entre trabajar desde casa y tener un sitio al que ir cuando te levantas, aunque sea por lo menos quitarte el pijama de vez en cuando.

¿Decidiste que querías ser ilustradora o la ilustración te eligió a ti?

Yo creo que ambas. Siempre me ha apasionado el dibujo y la animación, y desde muy pequeña me puse como objetivo dedicarme a ello. Pero en parte el propio dibujo ha tirado de mí. He pasado épocas en las que me interesaban otras cosas, por ejemplo, la música y me imaginaba dedicándome a ello. Pero entonces el dibujo volvía a tirar de mí y me convencía de que nunca estaría más en mi salsa que con un lápiz en la mano. Cuando llevas demasiado tiempo haciendo algo se convierte tanto en parte de ti que, en cierto modo, pasa de ser algo que quieres hacer a ser tu única opción.

No solo haces digital, también haces acuarela y trabajas algo el dibujo tradicional.  ¿Cómo definirías tu estilo?

Definiría mi estilo como espontáneo y cómico pero que a la vez busca ser agradable y cálido. Es muy interesante experimentar cómo funciona tu estilo en diferentes soportes y buscar la manera de que no pierda su esencia. Por eso me gusta salirme de mi zona de confort (lo digital) y guarrear con diferentes técnicas, a ver qué sale, aunque para eso, primero, hay que aceptar que muchas veces el resultado no será bueno. Requiere mucho ensayo y error e invertir mucha pasta en papel.

¿Hacia dónde se dirige? ¿Hasta dónde crees que lo puedes llevar? ¿Qué te gustaría probar?

Estoy bastante segura de que mi dibujo, que ya es simple de por sí, no hará más que sintetizarse y sintetizarse hasta convertirse en una cosa rara (risas). Cada vez siento más interés por los dibujos puramente gestuales y expresivos, línea sobre papel y poco más, y mucho menos por la ilustración elaborada y detallista. Si un dibujo puede expresarse en dos líneas, ¿para qué añadirle más? Me gustaría probar hasta cuánto puedo minimizar los elementos de mis dibujos sin perder su identidad.

Algunos de tus últimos trabajos para El Jueves que haces con guión propio son de contenido erótico pero con un componente irónico y, podría decirse social. Parecen una evolución de las historias más costumbristas de Mocca Café.

Lo cierto es que me siento mucho menos cómoda haciendo historias de contenido sociopolítico que historias más individuales y cotidianas, aunque luego a estas se les pueda igualmente sacar interpretaciones sociales. Hacer sátira social te obliga a ponerte por encima de lo que estás criticando, a juzgar y señalar lo que está mal, a enfadarte con la vida, en muchos casos. A mí personalmente me interesa más explorar cómo y por qué nos sentimos solos, asustados, estresados, amargados y frustrados mirando hacia dentro de la gente, intentando entender por qué somos cómo somos.

Mocca Café Volumen 1
Mocca Café Volumen 1

Prefieres que te den un guión o ser autora total (dibujo, entintado, color, guión…). ¿Qué diferencias hay a la hora de afrontar ambos tipos de trabajo?

Me realizo mucho más haciendo mis propias cosas, pero tiene una pega y es que, como todo depende de ti, fácilmente te olvidas de por qué te gustaba lo que estabas haciendo y por lo tanto es mucho más fácil desmotivarte y acabar dejando proyectos olvidados en una carpeta en las profundidades de tu ordenador. Trabajando con o para otros, en cambio, siempre tienes la presión de que otra persona depende de tu trabajo y te obliga a seguir aunque la pasión del inicio se pierda. Es un compromiso y te hace seguir adelante.

¿Qué crees que dicen tus obras sobre ti? (de manera consciente o inconsciente)

Diría que desvelan y critican mi ingenuidad ante la vida pero a la vez defendiéndola como lo que me marca una dirección y me hace seguir levantándome por las mañanas (risas).

Vas a publicar un álbum con una editorial. ¿Qué nos puedes adelantar de este trabajo? ¿Nombre? ¿Fecha de publicación?

Voy a publicar con Planeta a principios del próximo año, junto a mi guionista habitual en El Jueves, So Blonde. Poco puedo adelantar, solo diré que es una historia costumbrista que estudia las diferencias entre mujeres de generaciones distintas.

Y más allá de eso, ¿qué más? ¿Para cuando el Mocca Café vol. 2? ¿Algún otro proyecto que puedas adelantar?

Ojalá este año me dé tiempo para publicar ‘Mocca Café vol. 2’, ¡que ya hay ganas! Tengo varios proyectos en mente: una historia que tratará las relaciones abiertas y un fanzine cuyo título provisional es ‘Historias de Fantasmas’ (suena muy poco original, lo sé).

Viñetas para El Jueves

Con Mocca eres autora-editora pero estás preparando el cómic largo para la editorial y publicas en El Jueves: ¿autoedición o editorial? Justifique su respuesta.

Llevo muy poco trabajando con editorial, así que puedo cambiar de idea, pero en mi experiencia la autoedición es un proceso mucho más gratificante. Para una editorial tu producto no deja de ser un libro más que incluirán en su próximo catálogo de novedades; y ser novedad nunca dura mucho. Para el autoeditor, el mero hecho de que un producto suyo se venda a alguien es una especie de milagro, le da más valor. En cualquier caso, las dos opciones son una ruina (risas).

También estás dentro del colectivo NEUH. ¿Nos lo puedes explicar un poco?

NEUH es un colectivo de autoedición que nació como plataforma de apoyo para nosotros, los locos de los autoeditores. Básicamente nos ayudamos entre todos para que nuestros productos puedan llegar al máximo de personas posible. Tú envías tu producto a otro miembro de NEUH, que por ejemplo vive en la península, y lo venderá en los diferentes salones a los que acuda. Tú, a su vez, lo haces con los suyos. Es una forma de ahorrarte el tener que estar viajando constantemente de salón de comic en salón de comic para que la gente compre tus cosas. Y, además, son una caña de gente.

Alguna pregunta que siempre hayas querido responder y nunca te hayan hecho.

¿Te gusta dibujar?

Es una pregunta que puede parecer de respuesta obvia pero en realidad la respuesta es, en el fondo, que no. A mí no me gusta dibujar en sí, me gusta sacar las imágenes y las ideas de mi cabeza y dibujar es una herramienta maravillosa para hacerlo. O incluso cuando le dibujas el guión a otra persona, estás ayudándole a sacar sus ideas de la suya. Pero pídeme que te dibuje un retrato realista y me desmayo. Por eso suspendía siempre arte (risas).

Un libro, un ilustrador (digital o tradicional), una película, una serie, y un disco (o canción) y un plato de comida que recomiendes.

Libro: ‘La Guía del Autoestopista Intergaláctico’ de Douglas Adams.

Ilustradora:Tove Jansson.

Película: ‘El rey león’.

Serie: ‘Mad Men’.

Canción: Rhapsody in Blue de George Gershwin.

Plato de comida: Chuletas con patatas y pa amb oli.

¡Pues eso es todo y muchas gracias por tu tiempo!

¡Gracias a vosotros por hacerme reflexionar un rato, para variar! Cuando queráis, repetimos 😀