‘En pelotas‘ es un webcomic sobre vivir en pareja, el sexo y los pedos guionizado por Bonoreta y dibujado por Carcayú. Por azares de la vida, ha caído en mis manos ‘En pelotas – Lo nunca visto’, su primer salto al formato físico que ha sido ‘crowfundeado’ en la plataforma verkami.

En la sinopsis se describe así:

‘En pelotas – Lo nunca visto’ es una serie de tiras cómicas que recogen la vida en pareja de sus dos protagonistas, donde el elemento fundamental no solo será el amor, sino también el sexo.

No lo dicen (creo) pero es un cómic pseudo biográfico: está guionizado por Bonoreta y dibujado por Carcayú y protagonizado por ambos (como ocurre en las cosas autobiográficas). Así, se presenta a Carcayú como un tipo zafio, pedorro (en lo literal) y friki. Alguien al que querrías como colega, vamos.

Bonoreta también es friki y parece la sensata de la pareja pero lejos de presentarse idealizada (en el comic solo lo está a los ojos de Carcayú) y tirar de tópico, se va descubriendo como un ser humano de carne y hueso. Con sus inseguridades y virtudes. Y esto en 80 páginas a todo color llenas de pitos, tetas y alguna vagina que otra.

Aunque lo vendan por el sexo -que tiene y presentado de manera naturalizada- el comic es una sucesión de tiras divertidas, tiernas, tronchantes y… algunas, incluso, inquietantes. Pero lo que me ha parecido clave es que todas rezuman sinceridad. Incluso las de la tortuga. Es costumbrismo íntimo. O sexual.

Por su parte, el arte de Carcayú es efectivo y bonito de ver. Es muy limpio, casi esquemático y solo se detiene en lo importante. Alguna vez he visto a alguien que no está acostumbrado a ver cine europeo y escandalizarse o sentirse incómodo al ver un pene. Pues Carcayú consigue naturalizar el tema. Hace los pitos más simpáticos del mundo: imposible sonrojarse con ellos.

Además,

En lo formal, la edición es una monada: 21×21. Encuadernado en rústica y papel interior estucado mate de 150 gramos.

En su página web podéis encontrar muchas cosas chulas: tiras sobre cosas que dan rabia, un blog con el explícito título ‘Los frikis también follamos’  e, incluso una sección de fanarts.