Una de las críticas más amables que se pueden recibir, en cualquier ámbito, es la de ser un diamante en bruto.

La expresión de marras es agridulce. Implica un núcleo, un corazón, con potencial suficiente para brillar, para ser descubierto. También entraña que existen puntos de mejora. Hay luces y sombras, que, trabajando las segundas, pueden dar con un hallazgo, cultural en este caso.

Con la novela que nos ocupa, El filo de la luz, nos encontramos en la ingrata tesitura de etiquetarla como un diamante en bruto. El autor crea un mundo, unos personajes y una historia que a duras penas se sostienen debido a que sus cimientos son innecesariamente débiles.

El arte como forma de ver el mundo

El arte, hablando mal y rápido, es un conjunto de disciplinas subjetivas, depende tanto de la visión del creador como del consumidor. Hemos observado como los maestros subvierten la técnica, rompen las normas, amplían los límites. Ocurre cuando el artista domina las bases de su materia tan profundamente, comprendiendo su medio a un nivel tan profundo, que desecha lo aprendido y, como una super nova, estalla.

Un Rembrandt
Un Rembrandt
Un Miró

Dos lenguajes distintos que permiten que el espectador entre en las obras.

La literatura no es distinta a, por ejemplo, la pintura. Existe un punto de partida común para todos los escritores, un proceso que seguir y unas reglas que respetar. Si, por muy bueno que sea el mensaje o la historia que escribimos, no nos documentamos, no escribimos siguiendo unas pautas (normas ortográficas y sintácticas) y descuidamos el texto resultante, alejamos al lector. Recordemos que los aficionados a la literatura leen libros, ¡no mentes! Si no conseguimos que el lector nos entienda, hemos fracasado. Estrepitosamente.

Los pilares de una novela

Volviendo a El filo de la luz, nos encontramos con que la historia que presenta Daniel contiene ideas, situaciones y un trasfondo muy interesante pero la forma, la técnica, es mejorable. Muy mejorable.

Desde el primer capítulo nos encontramos con frases confusas, mal construidas, comas ausentes o mal colocadas, tildes en busca y captura, repetición excesiva de la misma palabra en poco espacio…

Tras díez minutos trotando junto al río, vio un par de rocas que sobresalían sobre el agua, no era a lo que estaba acostumbrado, pero tendría que valerle.

Página 20

Se fijó en el sol, solo quedaban un par de horas para el anochecer, decidió ir pensando en ir a dormir, iría a su cueva.

Página 36

En esta ocasión sí que salió corriendo, se fue a la cocina y cogió una jarra con agua fría, subió corriendo a la habitación de Lállanar, y antes de que Güenpil pudiera reaccionar le tiró el agua a la cara.

-¡Despierta! ¡Vamos!

-Para Glan -La duendo voló hasta situarse a la altura de su cara.

Página 473

-Buenos días- les recibió el alcalde.

-Muchas gracias.

-Bienvenidos forasteros ¿qué os trae por aquí? ¿Adónde os dirigís?

-Pues la verdad es que no nos dirigimos a ningún sitio, pues ya hemos llegado, nuestro destino es Tolania.

-Mmm… Por alguna razón en particular

-Pues la verdad es que sí, no sé si habréis oído lo que pasó en Pérma -el alcalde inclinó la cabeza, sin dejar de mirar a Lállanar, aunque su cara reflejaba que no conocía bien los detalles-. Tuvimos que luchar con muchos sisvas.

-Ah sí, los monstruos esos.

Página 360

En cada página se respira una dejadez que expulsa al lector de la historia, imposibilitando llegar a la complicidad necesaria para que nos importe lo que se nos cuenta. El lastre técnico es demasiado pesado para que el relato se mantenga a flote.

Y es una pena. 

Es una pena, porque en este volumen de seiscientas (600) páginas hay una gran cantidad de trabajo que se ve manchado por la deficiente revisión de la que ha sido víctima.

La historia de El filo de la luz es la de una traición anónima hacia la obra. No sabemos si la deslealtad proviene de los lectores cero1, de la editorial2 o de un ego sordo a la crítica.

Es innecesario buscar ahora el culpable de los errores que asolan esta novela. Ya está en las librerías. Sin embargo, desde aquí seguimos creyendo en los diamantes en bruto y deseamos que la segunda parte de la saga iniciada por este El filo de la luz, Luz en las tinieblas, pula las facetas que han opacado el brillo de este primer tomo.

  1. Persona que lee el borrador de un manuscrito y que debe masacrarlo sin piedad a todos los niveles (técnicos, artísticos y argumentales) para que el texto mejore en una posterior reescritura o revisión.
  2. Las editoriales se encargan de hacer correciones ortotipográficas entre otras muchas cosas.

¡Ey!

Si te gusta lo que hacemos y quieres conocernos un poco más, recuerda que estamos en Twitter y que puedes cotillear nuestras publicaciones:

Fantasía, Folklore

Ibosim cuenta la historia de Patricia, una joven que mientras estar de excursión por Ibiza queda sometida al control tiránico de un duende. En su viaje, se verá arrastrada a un mundo mágico, habitado por todo tipo de criaturas y espectros del pasado.

portadaLOW1500

Paranimals - Casa del Miedo

Nono Salvatore es una detective veterinaria. Le encantan los animales, las armas y el chocolate, pero odia a la mayoría de humanos. Su último caso se complica tanto que se jugará la vida y el futuro de la humanidad que tanto detesta.

guía, viajes, nueva york, gratis,

Nueva York, guía ligera

Esta guía ligera de Nueva York es gratis y es el punto de partida ideal para preparar tu viaje. En 30 páginas te da las claves para preparar tu viaje y recorre algunas de sus principales tiendas, también las geek; sus museos y otras atracciones.