Blog,  Crónicas,  Tercera Edad

Diseccionando… Los Anillos del Poder (I)

Una sombra del pasado

Prólogo

El primer episodio arranca en Valinor, en el principio de los tiempos, con una niña Galadriel haciendo un barquito de papel mientras la voz en off nos cuenta que…

Nada es malvado al principio y hubo un tiempo en el que el mundo era tan joven que aún no había habido un amanecer. Pero incluso entonces había luz.

La joven Galadriel libera el barco en un pequeño arroyo. Unos niños elfos que estaban jugando cerca se acercan y hunden el barco a pedradas. La niña la emprende a golpes con uno de ellos pero su hermano mayor, Finrod, interviene desde la distancia, llamándole la atención. Bajo un árbol, sentados en un verde prado, Galadriel y Finrod charlan. Él le explica porqué un barco flota y la piedra se hunde con una metáfora sobre la luz y la oscuridad: el barco mira hacia arriba, hacia la luz; la piedra mira hacia abajo, hacia la oscuridad de las profundidades. La niña, que es muy perspicaz le pregunta que la luz brilla muy fuerte y se refleja en el agua, que como se puede distinguir la luz del reflejo. El hermano le susurra al oído cómo hacerlo.

No teníamos una palabra para la muerte, por que pensábamos que nuestra dicha sería eterna. Creíamos que nuestra luz nunca menguaría.

Se divisan dos árboles brillantes al fondo de la escena, en el siguiente plano se corrompen o se convierten en carbón, se ve el mismo paisaje que antes pero devastado e invadido por las tinieblas.

Por eso, cuando el gran enemigo Morgoth destruyó la luz misma de nuestro hogar resistimos. Y una legión de elfos fue a la guerra. Abandonamos Valinor, nuestra tierra, y viajamos hasta un reino lejano de peligros desconocidos y criaturas extrañas. Un lugar que llamaban Tierra Media.

Se desarrolla una gran batalla: dragones contra águilas, elfos contra orcos. Se ve a Finrod en medio del combate con aspecto y actitud desesperanzada. Dice algo en élfico. Se ve una ciudad sumergida en aguas rojizas. Galadriel, ya adulta, en medio de un campo de batalla, recoge un caso élfico y lo deja sobre un enorme montón de yelmos.

Decían que pronto terminaría pero la guerra dejó la Tierra Media en ruinas. Durante varios siglos. Ahora teníamos muchas palabras para decir muerte. Al final, Morgoth fue derrotado pero no sin pesar. Por que los orcos se habían dispersado por todos los rincones de la Tierra Media. Multiplicándose aún más copiosamente bajo el mando del servidor más leal de Morgoth, un hechicero astuto y cruel. Lo llamaban Sauron.

Se ven orcos pululando por zonas sombrías y centenares de ellos reunidos en torno a la figura de Sauron.

Galadriel junto al cadaver de Finrod, el cuerpo muestra diversas heridas y una señal marcada en su piel. La elfa coge la daga de su hermano.

Mi hermano juró darle caza y destruirlo. Pero Sauron lo encontró antes y le marcó la carne con un símbolo cuyo significado no supo descifrar ni nuestra gente más sabia. Y allí en la oscuridad su juramento pasó a ser el mío. Y así lo perseguimos.

Se resumen los viajes de Galadriel y sus elfos con planos aéreos de distintos lugares, hasta que llegan al norte del mundo.

Hasta los confines de la tierra buscamos a Sauron. Pero el rastro se fue perdiendo. Un año dio paso a otro. Un siglo a otro. Y para muchos elfos, el dolor de aquellos días fue cayendo en el olvido. Cada vez más de los nuestros empezaron a creer que Sauron solo era un recuerdo y que la amenaza por fin había terminado. Ojalá pudiera ser uno de ellos.

Galadriel, junto a su escuadrón, escala una montaña helada en el extremo norte de la Tierra Media, Forodwaith. No tarda en descubrirse que los soldados a su mando no están conformes con las decisiones de su comandante. La elfa ignora sus quejas y peticiones de regresar al hogar, pues hace meses que han cumplido su misión. Aún con todo, los elfos siguen a Galadriel. Se enfrentan a una tormenta de nieve, alguno casi desfallece pero Galadriel insiste en continuar y llegan a las ruinas de una fortaleza.

Los elfos se adentran en las ruinas, descubren un pasaje oculto que lleva hasta unas fraguas abandonadas donde descubren el símbolo de Sauron. A pesar de las reticencias de sus soldados, Galadriel les ordena descansar para seguir la marcha hacia el norte. Mientras descansan, les ataca un trol de las nieves hiriendo a varios de sus soldados. Galadriel mata al trol en ocho movimientos y les recuerda que tienen órdenes. Los soldados deponen las armas y se niegan a seguirla.

Fin del prólogo.

Los prólogos son clásicos en la literatura fantástica y en la literatura en general. En la fantasía sirven como introducción al mundo, al conflicto principal y, en ocasiones, a los personajes que sostendrán la trama. Desde mi punto de vista el prólogo de este primer episodio falla e incluso podríamos decir que la narradora miente.

Aparentemente es una historia clásica que narra la lucha del bien contra el mal, sin embargo, la primera imagen que obtenemos de la infancia de Galadriel es un acto de abuso de los niños y posterior violencia, por lo que se contradice con lo que nos quiere hacer creer la narradora: antes de que los árboles de luz fueran destruidos ya existía el mal en ese supuesto paraíso. El personaje principal, Galadriel, por otro lado, es, si nos ceñimos al contexto éticamente maniqueísta que nos intentan vender -la lucha del bien contra el mal-, claramente malvado. Carece de tacto y empatía. No lidera, ordena. Siendo, por lo narrado, su llamada a la acción la muerte de su hermano, por tanto, Galadriel es un personaje movido por la venganza personal. Recordemos que Finrod fue uno más de los innumerables y anónimos elfos que cayeron víctimas de una guerra que los elfos salieron a buscar. La elfa llevaba tiempo en la Tierra Media, pues recorre un campo de batalla tras terminar y no viste armadura ni porta espada alguna: es decir, no ha participado activamente en ella.

Por otra parte, ¿qué significado tienen esos árboles brillantes? ¿Qué importancia tienen como para iniciar una guerra al otro lado del mundo? ¿Son símbolos religiosos? ¿Encarnaciones divinas? ¿Los elfos nacen de ellos como peras en un peral? Puede parecer excesivo preguntarse esto, pero estamos analizando un producto independiente, no debería verme obligado a acudir a los libros para encontrar una respuesta a estas preguntas aparentemente estúpidas. Pero hay más, ¿quién es Morgoth? ¿De dónde sale? ¿Es un caudillo élfico que busca armar una revolución? ¿Es un tirano? ¿Es un dios?

El prologo nos establece un mundo desdibujado, con un trasfondo impreciso y aparentemente maniqueo, una protagonista movida por la venganza personal imperturbable al sufrimiento ajeno e indiferente a la voluntad ajena, envuelto en un tono serio y dotado de grandes dosis de fantasía.

Que mejoraría del prólogo

En mi opinión si la motivación principal de la protagonista es dar caza a Sauron, él o Morgoth deberían haber sido los protagonistas del prólogo. Mostrando qué es lo que le hace malvado y merecedor de ser perseguido por medio mundo por toda una especie. Habría que profundizar en la importancia de la destrucción de los dos árboles de luz. Por otro lado, no hubiera dejado que Galadriel se moviera por venganza. Galadriel, viendo su forma de reaccionar al abuso siendo niña, me hubiera creído que hubiera crecido siendo una guerrera, que acompañara a su hermano -como un igual- en su caza de Sauron para devolver la paz a la Tierra Media, y que con la muerte de Finrod se convierte en un ser más oscuro -ahora es personal, aunque con la muerte de centenares de amigos y conocidos debería serlo ya-, que emprende su persecución de Sauron en solitario desobedeciendo las órdenes de sus superiores llegando hasta los confines del mundo. Encuentra el símbolo de Sauron en una pieza de armadura y decide regresar a Lindon en busca de ayuda creyendo que tiene pruebas de que el enemigo sigue vivo.

Como podéis leer, con unos leves cambios podemos conseguir un personaje igual de sencillo pero más efectivo a nivel narrativo. Esencialmente los sucesos son los mismos, pero el personaje gana solidez a nivel moral, el espectador entiende mejor sus motivaciones y no siente rechazo al actuar de manera menos tiránica y por que yo lo valgo. ¿Qué queréis que os diga? Ver al elfito compungido pidiendo volver a casa me ganó, aunque la repulsiva expresión silenciosa de Galadriel lo puso fácil…

Pero solo han pasado 17 minutos…

y aún queda un buen rato para llegar a la hora de duración de este primer episodio.

En estos aproximadamente 43 minutos se nos presentan, por supuesto, más personajes y tramas.

Los pelosos

En las tierras salvajes al este del Anduin, en Rhovanion, según el mapa que nos muestran. Conocemos a Nori, a Poppy y a casi una decena de pelosos más: los padres de Nori, el ¿jefe de la tribu?, tres ¿brujas, adivinas, consejeras? Las escenas de esta trama son meramente introductorias y se centran en Nori, la pelosa es una chica curiosa, que busca descubrir lo que hay más allá del territorio en el que está asentada su tribu. En esta parte se describe a esta especie como esquiva, que vive ajena a los conflictos del mundo, escondida. El giro, la llamada a la aventura para Nori, llega al final del episodio con la caída de un meteoro cerca de su aldea, en el cráter llameante que deja su impacto descubre un hombre barbudo, desnudo e inconsciente. Adelanto que esta trama es la que plantea el mayor misterio de este primer capítulo de la serie: ¿quién es el hombre caído? ¿Será bueno o malo? ¿Qué le trae a la Tierra Media?

Esta trama es sencilla -cae un señor del cielo- y apenas se desarrolla pues se dedican más a mostrarnos como es Nori y nos cuentan -mediante diálogos expositivos- como debería ser. Esto va a ser la tónica de este primer episodio: personajes diciendo -o incluso regañando- a otros sobre cómo deben comportarse o qué pueden o no pueden hacer.

Bronwyn y Arondir

Otra trama se desenvuelve al este de Mordor, de nuevo según el mapa que nos traslada, mediante un travelling -un método sencillo pero efectivo-, hasta lo que llaman las Tierras del Sur, las Tierras de los Hombres. Aquí conocemos a Arondir, un elfo acuartelado que entendemos que hace largas rondas por esos parajes. Pronto nos es mostrado el desprecio que sienten los lugareños humanos por los elfos. ¿Todos? No, todos no. Bronwyn se muestra amable y conversadora con el soldado élfico. Bronwyn es sanadora y tiene un hijo, Theo, que parece compartir los prejuicios de sus compatriotas. Y es que parece que los elfos son tropas de ocupación en el peor de los casos y policía militar en el mejor. Los elfos acuartelados, por otro lado, no parecen ser mejores: recuerdan que esos humanos apoyaron hace bastante tiempo -un humano indica que han pasado mil años- a Morgoth.

Pero llegan noticias desde Lindon: los elfos regresan a casa, abandonando las tierras de los hombres. Lo que apena a Arondir y a Bronwyn pues parecen sentir algo el uno por el otro. Esta situación no pasa inadvertida, los humanos lo encuentran gracioso u ofensivo, según a quién se pregunte; los elfos comentan que solo ha habido dos intentos de emparejarse y ambas salieron mal. Podríamos entender que la trama de estos dos personajes es su romance y eso parece ser puesto que Arondir visita a Bronwyn para despedirse y está a punto de declararse cuando les interrumpe un vecino con una vaca enferma. La leche negra hace sospechar a ambos y parten hacia donde el ganadero les indica que la vaca pació. Llegan a Hordern, la aldea natal de Bronwyn, y la encuentran en llamas: algo ha atacado la aldea.

Esta trama se sostiene sobre unos escuálidos palillos que necesitan ser reforzados a toda costa.

El romance

En ningún momento se muestra qué hace que la pareja sienta interés por la otra parte. Me explico: el amor, en una historia, no es una argamasa que una a los personajes sin más, no vale escribir Juan ama a María y María ama a Juan y que ese sea lo único que los define. Si Juan ama a María será por algo, tratar de hacer deseable y destacable a María debería ser prioridad del escritor. ¿Por qué esa mujer y no otra? ¿Es joven y bonita? ¿Es una mujer que sabe lo que quiere y eso le gusta a Juan? Lo mismo con Juan, ¿por qué María se siente atraída por ese hombre? ¿Es su forma de tratarla y hacerla segura? ¿Es su dinero? ¿Por cómo se complementan? Aquí no se ve nada. Es más, al llegar a Hordern discuten por…

El racismo

Ninguna de ambas especies soporta a la otra, ¿por qué? ¿Tan rencorosos son los elfos que no pueden entender que los humanos de hoy no son los humanos de hace siglos? ¿Qué tan bueno fue Morgoth en realidad para que los humanos muestren tanto desprecio a los elfos? ¿Tal vez los elfos les maltratan? Se supone que los elfos están vigilando la zona para evitar el regreso de Sauron, eso es bueno, ¿no? Las tierras de los humanos deben ser más seguras con ellos vigilando. Incluso el tabernero que Arondir visita le da una especie de parte de sucesos de las últimas semanas, aunque es evidente que miente. Nada de esta tensión racial se ve explicada de momento en la serie. Pero a mi modo de ver es un conflicto por el conflicto, fruto de la pereza o de la desgana. Pero la forma en la que los humanos les tratan, deja entrever que los elfos no han actuado correctamente, como si fueran soldados nazis haciendo la ronda durante la segunda guerra mundial en una ciudad francesa ocupada y estuviéramos siguiendo las andanzas de un militar alemán que no entiende lo que ha hecho mal.

La enfermedad

La casualidad quiere que Bronwyn y Arondir se amen para que convenientemente el elfo visite a la curandera por que casualmente los elfos se retiran y el destino en ese momento lleva a la puerta de Bronwyn a un vecino con una vaca enferma. Si el encuentro hubiera sido anterior y el ganadero visitase a Bronwyn unas horas más tarde, ¿qué hubiera pasado? No se puede dejar que el detonante que mueve a estos dos personajes se sostenga en el azar y una serie de conveniencias.

¿Qué falla aquí?

El racismo descrito anteriormente es un elemento que impide que la trama de la enfermedad -que es la que parece ligada a la trama principal, la de Galadriel y Sauron- fluya con naturalidad. ¿Por qué complicar el arranque de la historia de forma tan absurda? Se podría escribir mejor: haz que Arondir sea especial porque consigue que los humanos le acepten, es una rareza entre los elfos, un ser entre dos especies, su lealtad hacia los elfos y su sentido del deber, unido a ganarse a los lugareños hace que Bronwyn se fije en él y termine apreciándole. Al hacer la ronda, su compañero elfo, Medhor, se queda fuera del poblado como se ve en la serie, demostrando que no todos son igual de bienvenidos y que al elfo tampoco le gustan los humanos. Arondir entra en la taberna, le cuentan lo de la vaca enferma, lo que la hace acudir a la Bronwyn a la que tiene en alta estima por sus conocimientos en medicina -en lugar de decirle es que nos curamos solos y no necesitamos médicos lol-, le pide consejo y juntos descubren que no es normal. Arondir va a avisar a sus superiores de su hallazgo pero se encuentra el cuartel en pleno desmantelamiento. Entonces, desobedeciendo órdenes, va en busca de Bronwyn y juntos parten busca del origen de la enfermedad.

No soy escritor profesional. Probablemente se puedan encontrar fallas en mi propuesta, pero me parece más sólida que la mostrada, empezando y terminando en los mismos puntos pero usando, creo, de forma más natural los mismos conceptos que presenta la serie.

El plan secreto de los elfos

En Lindon, la capital de los Altos Elfos, Gil-Galad llama a Elrond y le encomienda la construcción de algo con la ayuda de un legendario herrero, Celebrimbor. Elrond acepta. No hay mucho que decir, no se sabe que trama el rey de los elfos.

Tal vez, por ser la que menos desarrollo tiene es la que menos interés despierta, pudiendo categorizarla como subtrama.

El trasfondo es mejorable, ¿qué diferencia hay entre los Altos Elfos y los demás? ¿Cuántos tipos de elfos hay? ¿Quién es Celebrimbor? ¿Por qué es tan guay? Elrond, aparte de escribir los discursos del rey, ¿qué función realiza? ¿Es una especie de secretario o portavoz? ¿Qué ocurrirá con la corrupción que Gil-Galad descubre en una hoja de árbol? ¿Quién o qué la provoca?

La espada rota de Sauron

Theo, el hijo de Bronwyn, encuentra en el granero de un vecino una espada rota con el símbolo de Sauron en la empuñadura. Theo se había mostrado igual de prejuicioso respecto a los elfos que el resto de conciudadanos humanos. Su padre está desaparecido y ¿qué queréis que os diga? Parece el típico personaje adolescente incrustado en la historia para ponerse en peligro de forma estúpida y generar preocupación al espectador y tensión a través de la madre. Pinta a que será el típico personaje que deseas que muera para que deje de chupar pantalla y que muestren cosas interesantes.

Si va por los derroteros deseables, Theo se corromperá, se hará malvado y Bronwyn se verá obligada a terminar con él. Solo así podría salvarse junto a un corte de pelo como toca…

Galadriel

La que parece que será la trama principal de la serie, la búsqueda de Sauron, continúa tras el prólogo. En Lindon le dejan claro que consideran que ella se equivoca y que forzó a sus soldados más allá del deber. Aún así le rinden homenaje y le permiten regresar a Valinor, su hogar, como heroína de guerra. En esta trama, la protagonista se obceca en continuar su persecución desafiando a todo aquel que le aconseje en contra de tal decisión. Los diálogos son excesivamente expositivos y apenas hay acción ni la trama avanza. Galadriel, tras ser aleccionada sobre cómo debe comportarse y qué debe hacer, acepta embarcar hacia Valinor. Cuando está a punto de cruzar las luminosas puertas hacia esas paradisíacas tierras, decide que hará caso a su hermano. Por fin se descubre la respuesta al dilema que se presenta en el prólogo: solo es posible distinguir entre la luz y su reflejo al tocar la oscuridad. Eso explicaría el comportamiento iracundo y tiránico de Galadriel. La escena en la que Galadriel decide rechazar su regalo y regresar a la Tierra Media es espectacular a nivel audiovisual, pero al terminar la fanfarria, es imposible no preguntarse un ¿y ahora qué, Galdriel? Que estás en medio del mar, más cerca de tu casa que de la Tierra Media. A nivel narrativo es ridículo. Esa misma escena, más alegórica y sin tanta la luz, se hubiera podido lograr en el puerto, consiguiendo el mismo resultado.

Imagino que no se limitarán a hacer una elipsis y teletransportar a la elfa a la orilla sin más. Pero si querían dejar la incógnita de qué le va a ocurrir, fracasan por la escasa empatía que ha logrado despertar el personaje, siempre a punto de saltar al cuello de cualquiera que osara hablar con ella. Como si muere ahogada en el mar.

En resumen

Una sombra del pasado es un episodio mediocre que no termina de establecer el mundo, las tramas son insulsas, algunas incluso están absurdamente desarrolladas, los personajes carecen de interés, siendo Nori y Elrond los que me dan la sensación de estar mejor caracterizados tanto por escritura como por sus motivaciones. Son personajes sencillos: Nori es una chica curiosa y quiere ver mundo; Elrond es ambicioso y leal a su rey; se entiende qué les mueve y no dan ganas de ahogarlos para que dejen de sufrir. Los demás personajes carecen de atractivo o directamente son involuntariamente despreciables. Galadriel, ser rebelde no implica ser autoritario. Arondir, ser rebelde no implica tener la personalidad de una ameba.

Otro problema que creo que la historia no maneja bien es el paso del tiempo y la edad de los personajes. Pasan siglos desde la caída de los árboles hasta la muerte de Morgoth, y pasan aún más siglos hasta que arranca la historia. Para algunos elfos y humanos Sauron y Morgoth son casi tema de actualidad mientras que para otros son casi leyendas. ¿Es Arondir más joven que Elrond o Galadriel? ¿Qué edad tiene el elfo del este? ¿Galadriel es mayor o menor que su amigo? ¿Arondir o Elrond vieron los árboles?

Por otro lado, la arquitectura no dice nada, todo son ruinas excepto unas pocas escenas donde los elfos enseñan ligeramente, desde lejos, sus ciudades. ¿Qué nos quieren decir sin un solo edificio que no esté cubierto de musgo o con el techo reventado? ¿No terminó la guerra?

Aunque el capítulo es visualmente bonito, es frío, y aunque dura una hora y salta continuamente de un escenario a otro, no se siente pesado, pues en realidad no están contando nada, ni visual ni narrativamente. Exceso de diálogos, personajes apenas dibujados, un contexto confuso… Entiendo que en un primer episodio no se puedan dejar todas las claves de las tramas expuestas y a todos los personajes presentados, pero aún sintiéndose un ritmo apresurado ni se terminan de presentar a los personajes ni, mucho más importante, el mundo. Los antagonistas son nombres y debemos creernos lo que nos dice la narradora.

Desde mi punto de vista, al publicar dos episodios al mismo tiempo, creo que hubieran podido hacer un primer capítulo, una hora entera, de prólogo. Si intentas sentar las bases para una gran historia en un mundo ficticio, tómate tu tiempo. Si lo que presentas es interesante, no temas, el telespectador seguirá viendo la serie.

El gran error

Este primer episodio tiene un error bastante gordo o eso he entendido. En el tramo final, cuando se ve como cae el meteoro, vemos como sobrevuela los cielos de la Tierra Media. Nos muestran como cruza el firmamento de Lindon, poniendo el foco en el rey Gil-Galad, Elrond y Celebrimbor que lo observan en silencio. La siguiente escena nos lleva hasta los aledaños de Hordern, para ver como Arondir y Bronwyn se dan la mano ante tan ominoso suceso. Finalmente, viajamos hasta la aldea pelusa, en las tierras salvajes al este del Anduin, donde vemos como Nori sale a ver el meteoro y como cae cerca de su aldea. La chica se acerca y descubre el cuerpo inconsciente de un hombre.

En un primer momento todo parece en orden. ¿Cuál es el problema? Os pongo un mapa proporcionado por la propia Amazon:

Mapa Anillos de Poder
Los observadores del meteorito están situados en las zonas marcadas con círculos rojos

Como se puede observar, la trayectoria del meteoro debería ser… ¿una espiral? Entiendo que es un error consciente en pos de la espectacularidad y del dramatismo del momento. Pero no. Es inexcusable en una narración seria. Lo de que lo hizo un mago lo dejamos para otro día.

Público objetivo

Tras este primer capítulo entiendo que el público de la serie no es el fan de la obra de Tolkien o de las películas. Por lo visto, hay muchas inexactitudes en el trasfondo como en los personajes. Sin contar la absurda polémica por dos decisiones cobardes: efectivamente, los pelosos y el elfo negro, moreno o como se quiera etiquetar el color de la piel de estos personajes. Es obvio que la polémica es absurda. Los creadores de la serie se han pronunciado por activa y por pasiva sobre el tema, ni los voy a defender ni atacar. Es su decisión. Pero es una decisión cobarde, y me explico: lo es porque en lugar de poner a un único elfo moreno, yo hubiera puesto a toda la guarnición de Arindor como elfos de color, explicación: son elfos silvanos o de otra rama, son más morenos que sus primos del oeste. Punto. ¿Por qué poner un solo elfo negro? Es un sinsentido.

Sobre los pelosos, más o menos lo mismo: se supone que son una sociedad endogámica con escaso contacto con el exterior. ¿Qué es ese mix tan aleatorio de colores y rasgos faciales? Se valiente y pon a esa tribu de pelosos como una etnia de color. La homogeneidad es natural cuando un grupo de personas conviven sin apenas contacto con otras etnias. Todos terminan siendo mestizos. Es lo que tiene la vida tribal. ¿Amazon, qué hay de malo en mostrar una tribu de pelosos mestizos?

Del mismo modo que la violación de la fuente deja fuera a los fanáticos de la obra original, la estructura narrativa con apenas detalles y saltos constantes de escenario no ayuda a que los no iniciados se adentren en este relato. Apenas se muestra el mundo en una cinta de una hora, no se explican puntos clave como la importancia de los árboles o el porqué de tanto odio de los elfos hacia Morgoth y los suyos.

Al no seguir tampoco la continuidad de las películas, los que tengan las películas de Peter Jackson como la versión buena de las adaptaciones de la obra de Tolkien no encontraran más que algunos planos similares, como los travellings o el uso del mapa para algunas transiciones, junto algunos detalles estéticos que les recordará a los ya clásicos filmes pero está lejos de la grandiosidad y épica que transmitía la trilogía del Hobbit, ya no hablemos de las tres primeras películas.

Supongo, por tanto, que el objetivo es convertirse en una serie más, con buena producción, pero más pretenciosa que efectiva. Otra serie más que ver con el cerebro apagado para evitar que las incoherencias se vayan acumulando y terminen por destruir la experiencia de visionado de la obra.

Conclusión final

Desde mi punto de vista, si la serie pretendía convertirse en un fenómeno fracasa porque debe ser accesible pero al mismo tiempo compleja. Y en esta ocasión no es accesible, pues apenas hay contexto y deja en manos del espectador que busque información en otros medios, pero a la vez es una historia simple: la clásica lucha del bien contra el mal. Sin más. He leído que Amazon se está gastando una cantidad de dinero brutal en cada episodio. Se estiman 100 millones por episodio. Es mucho dinero. Dinero que no se ve en ningún lado: cierto es que el nivel de producción audiovisual está a otro nivel, aunque no se haya gastado en escenografía. No lo puedo negar, sería estúpido hacerlo. Pero este primer episodio es un espectáculo vacío, carente de emoción, mal enfocado y en ocasiones aburrido.

He visto este capítulo tres veces. Y sus carencias se han ido maximizando tras cada visionado, teniendo en cuenta que la primera impresión fue bastante tibia y desangelada. No puedo empatizar con Galadriel, es un personaje o mal actuado o excelentemente caracterizado que está a punto de matar a todo aquel que ose matarle, ¡he visto a gente malencarada mirar a su más odiado enemigo con más cariño que Galadriel a su mejor amigo! Incluso los fanáticos distinguen amigos de enemigos. Me hubiera gustado un mejor planteamiento de ese trasunto de Romeo y Julieta que es la historia de Arondir y Bronwyn. La historia del barbudo -el Extraño según los créditos- intriga pero no demasiado. Nori es simpática. La trama de Elrond no me genera interés más allá de saber que traman los orejas picudas, que puede resultar en cualquier tontería o en algo inesperado en plan arma definitiva, aunque no lo creo. Y lo de Theo y la espada me da muy igual.

Había potencial y buenas intenciones, pero con eso no se consigue un buen relato y, de momento, desde mi punto de vista, Los anillos del poder solo cumple con lo mínimo si se ignoran los errores en la construcción narrativa de los que adolece este primer episodio, Una sombra del pasado.

Por mi parte, la veré semana a semana y la iré desgranando en este rincón de Internet. Próxima parada: A la deriva.

Pages: 1 2

Deja una respuesta