Dentro de la vorágine

Los dos primeros náufragos fueron y son César Mir y Héctor Rubio.

César navegó durante años por el exterior del gran remolino; algunas leyendas cuentan incluso que fue él que lo creó con los poderosos de movimientos de sus remos.

Héctor apareció en el núcleo, nunca se ha sabido cuánto llevaba ahí atrapado; tampoco tenía prisa.

Cuando se encontraron, plantearon dos opciones: o salir de la vorágine o hacerla crecer hasta que cubriera el mundo.

Decidieron que ya la sentían de la familia, que en ese punto no iban a cambiar según qué cosas. Así que se pusieron manos a la obra y cambiaron ellos.

Pronto, tú también naufragarás en la Vorágine Digital.